Google+ Followers

sábado, 1 de agosto de 2015

LA "E" DE ESPAÑA

Publicado en el Diario de Cádiz el sábado 1 de Agosto de 2015


            Se empieza por pitar al Himno y al Rey de España y, como no somos el partido de gobierno, la cosa no va con nosotros. Se sigue facilitando el acceso a las instituciones a radicales y separatistas, y cuando estos quitan bustos y retratos del Rey, o cambian nombres de calles o polideportivos, no entramos en la polémica y recomendamos al gobierno “no entrar al trapo de los provocadores”.

         Eso sí, si en un momento determinado hay que colocar una enorme bandera española “virtual” durante una acto público, pues se pone y tan contentos.

         Pedro Sánchez parece que ha aprendido de su antecesor en la secretaría general del partido, Rodríguez Zapatero que no se levantaba al paso de la bandera norteamericana en un gesto que pretendía heroico y no era más que una falta de respeto a un país amigo y aliado y una considerable falta de educación.
        
         Hemos tenido mala suerte los españoles, socialistas o no, con este “pollo pera” que trata de demostrar a los votantes de su oponente en las elecciones a la secretaría general del partido, Eduardo Madina, al que votaron un 37 por ciento de los militantes, que es más radical que él. Se siente culpable de haber ganado. Tiene complejo de que la mitad del partido no lo quiere y sobre todo tiene un complejazo que no se quita de encima que se llama Susana Díaz, más inteligente que él y más querida en el partido.

         Socialistas como Leguina, Paco Vázquez, Rodríguez Ibarra, Guerra y hasta el mismísimo Felipe González han corregido públicamente algunas manifestaciones y acciones del actual secretario general. Casualmente, o no, a Zapatero no se le ha oído, más bien seguía sentado en su silla del Consejo de Estado, hasta que por fin le ha salido el momio que estaba esperando, por cierto, único ex presidente que pertenecía a esta alto organismo consultivo, incompatible con otras actividades públicas o privadas.

          Si llega a la Moncloa será aupado por los populistas de Podemos, nunca ganará unas elecciones al PP, sea quien sea el candidato popular. Veremos entonces, ojalá no, donde queda la “E” de España del PSOE.

sábado, 25 de julio de 2015

TURQUIA ENTRA EN LA GUERRA



               Un atentado contra un puesto fronterizo de Turquía, con el resultado de un militar muerto y dos heridos, ha sido el factor desencadenante de la entrada del país euroasiático en la guerra que algunos países occidentales mantienen con el Estado Islámico (DAESH) y que S.S. el Papa Francisco calificó como “una Tercera Guerra Mundial combatida por partes”, en su visita a Bosnia de junio pasado.

Trescientas detenciones simultáneas, de posibles terroristas yihadistas, kurdos y militantes de extrema izquierda (curiosa mezcla), han acompañado a los bombardeos de los cazas turcos sobre posiciones del DAESH en Siria que han causado 35 bajas.

Para que no quepan dudas de la implicación de Turquía en esta IIIGM, a lo anterior hay que añadir la autorización a los bombarderos norteamericanos para utilizar la base aérea de Incirlik, en el este de Turquía.

Hoy mismo, nuestro Ministro de Asuntos Exteriores, García – Margallo, contaba en una emisora de radio que el avance territorial de los yahadistas es muy importante y lo ilustraba diciendo que en una reciente reunión de ministros de exteriores europeos, al iniciarse, el Estado Islámico ocupaba 100 Kms. de la costa de Libia y al terminar, la zona ocupada era ya de 200 Kms.

O los occidentales nos tomamos en serio, nuestros gobiernos y oposiciones políticas quiero decir, todos a una, esta IIIGM o pagaremos muy caro las consecuencias de su ceguera.

Mientras estos nuevos políticos, por llamarles de alguna forma, se dedican a quitar bustos del Rey Juan Carlos y fotos de su hijo el Rey Felipe, o cambiar nombres de pabellones deportivos, como si fuera lo más urgente del mundo, por ahí fuera, y aquí dentro, se está librando una batalla de la que depende nuestro futuro como civilización occidental y nuestras vidas.

Que un ataque al puesto fronterizo turco y la muerte de un militar haya “despertado” al gobierno turco, tan dubitativo hasta ahora, a pesar del atentado del pasado día 20  en la ciudad de Suruc, cerca de la frontera con Siria, que causó 31 muertos civiles, obedece, sin duda, a la presión de los militares turcos sobre su gobierno, hartos de la pasividad a la que tantos políticos occidentales nos tienen acostumbrados.

Muchos militares, turcos y no turcos, observan con indignación los flagrantes incumplimientos de las leyes, que los políticos no se atreven o quieren corregir.  Muchos militares, Servicios de Inteligencia y Fuerzas de Seguridad están hartos de advertir a sus políticos de los peligros de ciertos comportamientos de nacionales y extranjeros, en cumplimiento de su obligación de velar por la seguridad del país y protegerlo de sus enemigos externos e internos.

Lo que está pasando en Turquía, con el DAESH en su frontera, aun no lo vemos por aquí, pero solo digo aun. De no pararlos cuanto antes no se sabe si sus continuas amenazas de reconquistar Al Ándalus serán algún día realidad. Mientras nos entretenemos en pelearnos entre nosotros.

Estamos en “Alerta 4” por temor a un más que probable atentado terrorista, solo un escalón menos que la máxima alerta que ye tienen en países como Francia e Italia, con el Ejército en la calle protegiendo instalaciones y edificios estratégicos. Y aquí, nuestros políticos tocando el violón: “que este se pone corbata”, “que si la otra es lesbiana”, “que hay que cambiar tal nombre”, “que quien saca la bandera más grande”, “que vamos a suprimir las Misas” (a ver si se atreven a prohibir la llamada al rezo de los imanes desde el minarete, altavoces incluidos)…

Menos mal que Ejercito, CNI y Fuerzas de Seguridad no bajan la guardia. ¡¡Dios nos coja confesados!!

sábado, 18 de julio de 2015

PAREN QUE ME BAJO

 Publicado en el Diario de Cádiz el sábado 18 de Julio de 2015


           Magnífica tribuna de Antonio Porras en el Diario de Cádiz el domingo, titulada “Ideologías y Guarradas”. Termina con esta frase: “A veces parece que la humanidad civilizada cabalga imparable en su camino de regreso hacia los árboles”.  Y lo ilustra con el siguiente razonamiento: “a cualquiera podría parecerle una grosería injustificable, una auténtica guarrada, pero ahora resulta que no solo es una cuestión ideológica, sino de libertad de expresión y hasta artística”. La “artista” es, la militante de Podemos Águeda Bañón,  jefa de prensa del Ayuntamiento de Barcelona y “actriz postporno”.
         Otro artículo reciente en nuestro Diario describía con estupor algún acto público, que les ahorro, “como si fueran una pareja de monos en el zoo”. La humanidad, esta humanidad tan avanzada, tan progresista del Siglo XXI ha perdido los valores, el sentido común, la vergüenza y la educación.

         Estos progres desconocen que la educación no es más, ni menos, que el respeto a los demás. Comer con la boca cerrada no mejora el metabolismo, lo hacemos así porque el de enfrente no tiene por qué soportar el espectáculo nauseabundo  de nuestra masticación. Responder a un saludo, contestar un correo, son muestras de consideración hacia el otro.

         Enseñamos, o deberíamos enseñar, a nuestros hijos a ceder  un asiento, en señal de respeto a los mayores, a ayudar a una persona impedida que lo necesite. Enseñamos, o deberíamos enseñar, que hay actos fisiológicos, comunes a todos, que debemos realizar en privado y sin publicidad, simplemente por respeto a los demás.

         En definitiva, la buena educación, esa que se transmite, o debería transmitirse, de padres a hijos no es más que una serie de normas de respeto a nuestros semejantes.

         Siglos de avances espectaculares en las ciencias conviven con el retorno a la selva de muchos habitantes de este planeta. Si este  es el mundo que nos ofrecen estos autodenominados progres, párenlo que me bajo.

         

viernes, 10 de julio de 2015

GRECIA



           Cuando escribo este artículo, el final de la crisis griega, y europea, no ha tenido aun su desenlace. Podemos intuirlo, tras el inútil y absurdo referéndum celebrado el pasado domingo 5 de julio, pero hay algo que es más preocupante para nosotros porque puede contagiarnos: el populismo.
 Charlatanes de feria, sin base alguna, haciendo promesas incumplibles. Lo mismo da prometer 72 huríes para conseguir, nada menos, que jóvenes conversos al Islam entreguen sus vidas, que el paraíso terrenal de justicia social, bien estar, asistencia médica gratuita y universal, y enseñanza gratis total y todo eso sin pagar impuestos, y jubilaciones cada vez más tempranas y…lo que quieran, con tal de que me den el poder, que luego ya me encargaré yo de administraros.
En Grecia han tenido de todo y a precio muy barato, han ido incrementando la deuda, llevan ya dos rescates y han pedido el tercero, los impuestos no se pagaban, la jubilación era muy temprana, especialmente en los funcionarios y había, y hay, muchísimos funcionarios. No tienen dinero y reabren la Televisión pública, órgano fundamental de propaganda del populismo. He oído opiniones autorizadas que hablan de un “estado fallido”. La consecuencia de tantos y tan malos gobiernos la pagan, como siempre, las clases medias, las que sostienen al Estado y que en estos casos tienden a su desaparición.
Alexis Tsipras, Primer Ministro Griego, líder del partido  ultraizquierdista Syriza, está llevando las negociaciones con los organismos acreedores, desde la arrogancia y el aplauso de un 36 por ciento del electorado griego (60 por ciento del 60 por ciento de electores que fueron a votar), de la ultraizquierda mundial, desde Maduro a Pablo Iglesias, y de los euroescépticos como Marie Le Pen.
Amenaza el griego con una aproximación a Rusia, lo que pone más nervioso a Barack Obama que a los propios europeos, aunque Rusia, en el terreno económico no está para tirar cohetes. Esas son sus armas, el aplauso de los extremistas y la amenaza del cambio de bando político, no el “corralito”, ni la situación desesperada de los jubilados griegos, la falta de medicamentos y alimentos, el paro, o la inflación.
Muchos españoles albergan la vaga esperanza de que la experiencia griega nos sirva de vacuna contra los populismos. Perdamos  cualquier ilusión. Eso no pasará. Los populismos manejan como nadir la propaganda y ya están vendiendo como un sonoro triunfo el “no” del 36 por ciento el electorado griego, y la firmeza en las negociaciones de Tsipras, aclamado en la Cámara europea por extremistas y euroescépticos.
Lo peor es que muchas personas los ven como la salvación, como el remedio de situaciones personales complicadas a las que aun no ha llegado la salida de la crisis y la recuperación económica. De ahí salen  fundamentalmente sus electores, esos y los despechados por cualquier otro partido político, los defraudados por los políticos a los que votaron, en una palabra, el voto de todos los descontentos.
El populismo mantiene a los Castro en Cuba, Chaves/Maduro en Venezuela, aupó a Hitler y Mussolini al poder  y está llevando a Grecia a la quiebra. Da igual que sea de derecha o izquierda, los extremos se tocan, se complementan y juntos son la ruina de naciones enteras, cuando no el estallido de conflictos armados. Están Vds. avisados, aunque no sirva de nada.                         

sábado, 4 de julio de 2015

GUERRA DE CIVILIZACIONES

Publicado en el Diario de Cádiz el sábado 4 de Julio de 2015


Se me acaban los calificativos para esos descerebrados que matan sin piedad,  de la forma más cruel, a cientos de seres inocentes, da igual en qué país, da igual de que religión o ideas políticas. No existe un motivo o causa objetiva que pudiera, de alguna forma, indicar a las fuerzas de seguridad la población a proteger. No se puede establecer un plan previo de seguridad. Únicamente una alerta permanente de los cuerpos de seguridad y servicios de inteligencia pueden, y de hecho lo logran, evitar masacres como la del viernes 26 de junio pasado.

Todavía nuestros dirigentes políticos dudan y son cobardes a la hora de tomar decisiones difíciles pero necesarias. El primer Ministro Francés, Manuel Valls habló de “una guerra larga” y “guerra de civilizaciones”. De inmediato la prensa internacional, los políticos de la oposición y la izquierda radical europea se apresuraron a descalificar sus palabras, le han llamado de todo hasta obligarle a desdecirse.

Para muchos todavía estamos en aquel invento maravilloso de nuestro Presidente Zapatero llamado “Alianza de Civilizaciones” que tantas muertes de inocentes ha evitado. Muchos no se han enterado que los terroristas no razonan, no quieren oír hablar de nada que no sea cortar el cuello a los infieles o poner bombas para causar cuantas más muertes mejor. Donde sea y contra quien sea, como en el triste viernes 26 pasado que parece ya tan lejano. 

Algunos jefes militares españoles y extranjeros, en contra de la opinión de sus dirigentes políticos, abogan por intervenciones en tierra en las zonas ocupadas de Siria e Irak, demostrada la poca eficacia de los bombardeos con drones y el poco apoyo occidental, al menos no el suficiente, a kurdos y sirios que los combaten cuerpo a cuerpo.


Demasiados prejuicios, miedos, cobardía e intereses políticos. Demasiado mirar para otro lado, no querer llamar a las cosas por su nombre, como ha hecho Manuel Valls. Mucha ceguera que nos lleva a muchos funerales, pero parece que todavía no son suficientes.