sábado, 16 de agosto de 2014

ADOCTRINAR

 Publicado en el Diario de Cádiz el sábado 16 de Agosto de 2014


Se dijo en el oratorio de San Felipe Neri, en el acto de presentación del Manifiesto de “Libres e Iguales”: “Es muy difícil, por no decir imposible, combatir y contrarrestar 30 años de adoctrinamiento llevado a cabo en la sociedad catalana por los independentistas”.

Difícil, sino imposible, sobre todo por dos cuestiones, el tiempo y los medios. Treinta años siempre lo serán de ventaja sobre cualquier iniciativa que ahora se ponga en marcha, y los medios con los que ha contado la inmersión en el nacionalismo excluyente, fundamentalmente la enseñanza y las televisiones, de los que los independistas han dispuesto bajo un control estricto e institucional.

Solo la unión sin fisuras de partidos políticos como Ciudadanos, PP y PSC (si definitivamente aclara su postura en esta cuestión), y movimientos como Sociedad Civil Catalana o el más reciente de Libres e Iguales, u otros que puedan aparecer. Unión sin fisuras pese a distintas ideologías políticas o legítimos intereses, tal como ha venido sucediendo en las heterogéneas filas del nacionalismo catalán.

ERC, CiU, ICV, CUP y hasta Podemos (según las encuestas), a pesar de sus diferencias y algunas deserciones, van a seguir unidos en la cuestión más trascendental para el futuro de Cataluña y España, el movimiento independentista. La unión hace la fuerza. Y siguen contando con el adoctrinamiento en la enseñanza y los medios.

Frente a ellos, y para quemar etapas que el nacionalismo ya ha vivido, solo cabe una actividad unida, cohesionada, importante en número de seguidores (para lo que las redes sociales deben echar humo), inteligente (desmontar los mitos y falsas leyendas de los nacionalistas con las que han adoctrinado todos estos años), que llegue hasta el último rincón de España, y firmes, para lo que el Gobierno debe contar con el apoyo incondicional de los demás partidos no independentistas, nacionales o regionales.

No hay tiempo que perder, ya se ha perdido demasiado, y tanto la  Sociedad Civil Catalana como Libres e Iguales lo saben y están dispuestos. ¿Lo saben y están dispuestos los partidos de ámbito estatal, PSOE, IU y PP?

sábado, 9 de agosto de 2014

NO ES ESTO, NO ES ESTO




No me refiero a la famosa frase de José Ortega y Gasset en su discurso “Rectificación de la República”, pronunciado el 6 de diciembre de 1931, con la que quiso expresar su decepción con la trayectoria que veía en la II República Española.

         El día 1 de marzo del ya lejano 2010, en pleno Gobierno Zapatero, publiqué en el Diario de Cádiz un artículo titulado “Urgente: Necesitamos un/a líder”. Artículo que dio lugar a, nada menos, que 20 comentarios en la versión digital. Pasados cuatro años, seguimos sin líderes y el único que hasta ahora ha aparecido en el panorama político español es un producto de marketing llamado Pablo Iglesias (¿se llamará de verdad así?) y, como decía Ortega de la república: no es esto, no es esto. No es a este tipo de líderes a los que me refería.

         Leo una encuesta de popularidad de los políticos españoles actuales y ninguno aprueba, ni del gobierno ni de la oposición, y en una encuesta más amplia solo destacan, desde el advenimiento de la democracia, transición incluida, a Adolfo Suarez y Felipe González, como políticos con sentido de Estado.

         Se que muchos añadirán a alguno más, pero las encuestas son, o deben ser, algo más que opiniones personales o de grupos determinados. Son, o deben ser, opiniones de una muestra considerable de ciudadanos. En las encuestas, como en las elecciones, tanto vale el voto de un adolescente de 18 años que ejerce por primera vez este derecho, con escasa o nula formación política y hasta sin más interés que el mero ejercicio de su derecho democrático, que el de un veterano magistrado del supremo, pongamos por caso.

         En un país donde la formación parece que no es un tema que preocupe a la ciudadanía, que el abandono escolar es de los mayores de la OCDE y el fracaso escolar bate récords negativos curso a curso, donde ninguna de sus universidades está clasificada entre las 300 mejores del mundo, parece que la “calidad” de los votos que se emiten elección tras elección no pude ser, digamos, basados en criterios objetivos y formados sobre lo que se vota y las consecuencias inmediatas.

         Solo en un país como el nuestro (bueno, y alguno más como Venezuela), se puede encumbrar a la categoría de líder político a una persona como el profesor de universidad Pablo Iglesias, producto mediático y populista, vendedor de humo que no explica ninguna de sus propuestas, sencillamente porque no tienen explicación ni viabilidad. Meras utopías impracticables.

         Claro que tampoco necesita explicar nada, se limita a decir lo que casi seis millones de parados y muchos de esos jóvenes sin formación y con pocas posibilidades de trabajar (ni ganas, en muchos casos y sé de qué hablo) quieren oír: Salario social para todo el mundo sin trabajar (se olvida de que no somos Arabia Saudita y no tenemos petróleo, ni siquiera como Venezuela); Impago de la deuda del país y las comunidades (¿tendrá alguna idea de donde obtener financiación para pagar los salarios sociales que propone, subsidios para los  parados, pensión a los jubilados, sistema educativo universal y gratuito,  sanidad pública, ayudas a los dependientes físicos y síquicos, obras púbicas al menos las imprescindibles, servicios públicos de transporte, pago a funcionarios…).

         Y todo eso bajando los impuestos a todos menos a los ricos.

         Los ricos, como él dice, son los que crean puestos de trabajo y ponen su dinero en negocios productivos. Si un negocio deja de ser productivo, no vende lo que fabrica o los servicios que proporciona, termina cerrado, como estamos viendo por miles en España de unos años para acá.  Los gobiernos no crean puestos  de trabajo, salvo en los países como Cuba, Venezuela, Corea del Norte y demás hermanos comunistas, donde la propiedad privada no existe o está muy limitada. Recuérdese la frase favorita del fallecido Hugo Chávez, tan idolatrado por Pablo Iglesias: “Exprópiese”.

         Tuve la oportunidad de vivir en la Checoslovaquia comunista y se como es ese sistema que Podemos quiere traernos con el modelo venezolano, pero..¿Quien se lo explica a ese millón largo de votantes de Podemos en la pasadas elecciones europeas? o a los que se disponen a votarlos en las muy cercanas municipales.

         No es este, Pablo Iglesias, el líder por el que clamamos muchos españoles que sabemos de qué va esto (aunque no sea más que por edad y experiencia) y no encontramos a una persona con carisma, formación, experiencia, honradez contrastada, y dispuesto a trabajar por los demás renunciando, si quiera sea temporalmente, a una brillante trayectoria profesional.

         Alguien dirá que si existe, o incluso existen, en plural. Yo también lo creo, pero no veo que ninguno dé el paso adelante. Difícil es que surja de entre los políticos ya conocidos, tanto del PP (que no se renueva)  como del nuevo PSOE (Incluidos Susana Díaz y Pedro Sánchez, a los que habrá que dar un margen, pero sus comienzos no son excesivamente ilusionantes, o lo son solo para una parte de su electorado, no como para liderar un país como España). Ojalá nos equivoquemos.




sábado, 2 de agosto de 2014

LIBRES E IGUALES

Publicado en el Diario de Cádiz el sábado 2 de Agosto de 2014.


       Acabo de recibir una invitación para asistir a la presentación de “Libres e Iguales”, (www.libreseiguales.es), un grupo de periodistas, escritores y de diversas  profesiones que, el pasado 15 de julio presentaron en Madrid un Manifiesto titulado. “España vive un momento crítico”.

       “España es hoy un Estado a la defensiva y en sus élites prevalecen el tacticismo y la resignación” declaran, para añadir: “Los abajofirmantes, ciudadanos radicalmente comprometidos con los principios constitucionales de la libertad y la igualdad, entendemos que es imprescindible abrir un debate público que informe y comprometa al conjunto de los españoles. Nosotros asumimos la responsabilidad y pasamos a la acción”.

      Piden a los partidos políticos que demuestren su compromiso con los principios de libertad, igualdad, justicia y solidaridad y pasen de las teorías a los hechos.

      Durante demasiado tiempo, los únicos que se manifestaban públicamente eran los partidos y movimientos que pretenden la destrucción de España, bien desde los nacionalismos excluyentes o el advenimiento de sistemas políticos modelo venezolano.

      La irrupción, primero como movimiento y más recientemente como partido político, de “Ciudadanos”, precisamente en contraposición a los separatistas catalanes, abrió un rayo de esperanza a esa indolente y pasiva “mayoría silenciosa”.

      La “Sociedad Civil Catalana”, más recientemente y en el mismo escenario, viene a confirmar que quienes se sienten catalanes y españoles encuentran, tras larga espera, cauces de expresión para manifestar libremente sus ideas.

      “Libres e Iguales”, según su manifiesto, no viene a competir con ninguno de estos movimientos, no aspira a convertirse en partido político, sino más bien a sumar esfuerzos y extender a toda España la respuesta adecuada “al secesionismo catalán que se hermana con el populismo antieuropeo y promueve la derrota de la democracia española”. 

      “Libres e Iguales” nos pide a los españoles “asumir nuestra responsabilidad y pasar a la acción”, como ellos mismos hacen.

lunes, 28 de julio de 2014

ESPAÑA



      Como el año pasado, este final de julio he asistido al Curso de Verano que organiza la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) en Santander y, este año, también en Covadonga (Asturias), cuna de la nación española.

      Los temas de estudio de Covadonga, “Iglesia y sociedad en la España de la Restauración”, y de Santander, “Ángel Herrera Oria y la Generación de 1914” han puesto de manifiesto la importancia de hombres y mujeres, nacidos a finales del siglo XIX, en la política, la literatura, la pintura, el periodismo y la vida social de la España de la Restauración.

      Ángel Herrera Oria, periodista y cardenal de la Iglesia Católica, primer presidente de la Asociación Católica de Propagandistas, fundador y director del periódico “El Debate” (1910 – 1936).

      José Ortega y Gasset, filósofo y escritor (“Meditación del Quijote”, “La rebelión de las masas”, “España Invertebrada”) periodista, colaborador del diario “El Sol” y fundador y director de la “Revista de Occidente“, diputado por León, solo dura un año en esta función, en la que cesa en diciembre de 1931 tras criticar a la Republica en su conocido discurso “Rectificación de la República”.

      Manuel Azaña, Doctor en Derecho, periodista, colaborador de varias revistas y diarios, escritor y político, Ministro de Guerra, Presidente del Gobierno y Presidente de la República. Destaca su estudio sobre “La Política Militar de la República Francesa”.

        Antonio Bermúdez Cañete, economista, abogado y periodista, corresponsal de “El Debate” en Alemania de donde fue expulsado por el nazismo, cubrió la guerra de Abisinia y fue asesinado en 1936 en la checa de Bellas artes.

Situados cronológicamente entre las generaciones del 98 y el 27, Gabriel Miró, Ramón Pérez de Ayala, Gustavo Pittaluga, Gregorio Marañón, el poeta Juan ramón Jiménez, Ramón Gómez de la Serna, Américo Castro, y Claudio Sánchez Albornoz entre otros.

Hay también una notable presencia de mujeres en la generación, que contó con las primeras que pudieron tener una formación universitaria, como María Goyri (esposa de Ramón Menéndez Pidal), Zenobia Camprubí (casada con Juan Ramón Jiménez), la pedagoga María de Maeztu, Clara Campoamor y Victoria Kent. Y entre los discípulos de Ortega, destaca especialmente María Zambrano.

Se dio la circunstancia de que muchos de estos intelectuales del 14 recibieron su formación en la Alemania, sin embargo, al estallar la I Guerra Mundial en 1914, todos ellos se posicionan del lado de los aliados.

Una semana hablado y debatiendo sobre la España de 1914, pero también, por similitudes evidentes, para quien haya estudiado la historia de la “Restauración Borbónica en España” (1874 – 1931), sobre la España de hoy, sobre todo su situación política y social.

Todas y cada una de las conferencias y sus coloquios subsiguientes, han sido del mayor interés, no solo por la actualización de conocimientos, sino por la interpretación de lo acontecido con la perspectiva de un siglo y sobre todo, las posibles proyecciones del pasado sobre el futuro más inmediato.

Se habló, como digo, de la política, la historia,  la religión, la filosofía, y el periodismo y sus protagonistas  de 1914 y sus similitudes con 2014. Cada uno de estos temas daría para muchos artículos de este blog, pero no es mi intención reproducir aquí tan intensos debates, me limitaré, en próximas fechas, a plasmar en diversos artículos, a modo de corolario, lo que pienso que puede resultar de más interés para mis lectores: las posible proyecciones al momento presente de lo acontecido en aquellos convulsos años de principios del siglo XX.



Una cosa adelanto desde este momento: la preocupación de aquellos intelectuales de 1914 era España, la idea de España, el proyecto de España, el futuro de España como nación. Hoy, nuestros “intelectuales” se pierden en otro tipo de disquisiciones más particulares, menos de conjunto, obsesionados con sus partidismos y localismos. Las consecuencias no pueden ser buenas.