sábado, 19 de julio de 2014

JENARO

Publicado en el Diario de Cádiz el sábado 19 de Julio de 2014


No es un caso aislado, aunque este haya ocupado las cabeceras de los periódicos y las aperturas de los informativos con un impacto mediático considerable.

Jenaro García, creador y Administrador de Gowex es solo uno más de los muchos empresarios españoles, ambiciosos y sin moral, para los que todo vale. Su única meta es el enriquecimiento rápido y desproporcionado. Lo que podía haber sido una empresa modelo, con una idea de negocio muy acertada, ha muerto del mal común de muchos empresarios: el crecimiento incontrolado.

Cuando el tamaño del negocio se vuelve incontrolable, empiezan a aparecer la falta de liquidez, los créditos para tapar agujeros, los impagos a proveedores…la única salida, piensa el empresario que se ve en esta situación, es la huida hacia adelante.

He conocido personalmente dos casos similares a Gowex, uno en Cataluña y otro en Andalucía, y que, aunque operaban en sectores muy distintos, tuvieron un proceso similar que terminó en un desastre.

Jenaro García recurrió, lo mismo que los casos que conozco, a falsificar balances y cuentas de resultados, a maquillar su declaración de la renta y así, con toda clase de documentos falsos, recorrer banco tras banco hasta dar con el que picara y le concediera un nuevo crédito que sabia positivamente que nunca iba a poder devolver.

El empresario de San Cugat del Vallés, llegó a viajar a Italia para solicitar créditos a la banca de ese país. Pero volvió de vacío. Entonces optó por bancos españoles pero alejados de Cataluña, donde no le conocieran, pero tampoco obtuvo los 6 millones de Euros que necesitaba. Cerró la empresa, vendió todos los activos y pagó hasta donde pudo.

En al caso andaluz, al empresario no se le ocurrió más solución que fingir su muerte y quitarse de en medio, no sé si de forma definitiva o hasta que escampara y todos se olvidaran de él.

Jenaro García lo tiene muy difícil. Una auditoría ha descubierto sus  trampas y, sin tiempo a reaccionar, ha optado por confesar y afrontar lo que le venga encima que no será poco. Hasta el último día se dirigió a sus empleados y socios asegurándoles que la empresa iba magníficamente. Otra característica común: la mentira.


sábado, 12 de julio de 2014

LEGITIMACIÓN DE LA VIOLENCIA



Ya en febrero de este año escribía sobre la violencia callejera (“El Imperio de la Violencia” 01.02.14) con motivo de los sucesos del barrio de Gamonal en Burgos y Alcorcón en Madrid, donde los manifestantes violentos consiguieron sus propósitos, el cese de la construcción de un aparcamiento subterráneo en Gamonal y la externalización del servicio de recogida de vidrio en Alcorcón. En ambos casos se trataba de acuerdos en firme de los respectivos ayuntamientos, representantes legítimos de todos sus ciudadanos.

          No mucho más de un centenar de antisitemas, infiltrados entre los pocos miles de pacíficos manifestantes, en lo que se pretendía una manifestación reivindicativa a la que  todos los ciudadanos tenemos derecho, han causado importantes destrozos en el mobiliario urbano y bienes privados, han herido a policías y, lo que es supone un hito para los violentos: han logrado cambiar decisiones tomadas democráticamente, aunque no fueran del agrado de una minoría.

    Dirigentes políticos como Diego Valderas (IU),  nada menos que Vicepresidente  de la Junta de Andalucía, animó a los violentos con declaraciones como: “Ha habido victorias importantes de las movilizaciones como las mareas blancas de carácter sanitario o los ciudadanos de Gamonal, que dijeron que no se pueden hacer políticas contrarias al conjunto de los ciudadanos”, dando por buenos los actos violentos que unos pocos protagonizaron.

          Escribía José Aguilar en el Diario de Cádiz del 11 de febrero pasado: “Su táctica (la de los antisistema) apuesta sobre seguro. Si la lucha cívica en la que se introducen acaba logrando resultados, rápidamente se apropian del éxito, que deja de ser de los vecinos que la iniciaron para atribuírselo al ejercicio de la violencia. El desorden es la única forma de derrotar al poder: Si la lucha fracasa, siempre será por culpa de las fuerzas represivas del Estado.” Y añadía: ”La violencia callejera no es peligrosa en sí misma, sino como síntoma de incapacidad del sistema democrático.”

        En Andalucía, el  SAT (Sindicato Andaluz de Trabajadores) que lidera el parlamentario andaluz de IU Sánchez Gordillo, cuando se le pasa por la cabeza asalta supermercados, ocupa fincas públicas y privadas sin que la Justicia le haya condenado, ni a él ni sus correligionarios, dando por buenas estas acciones violentas.

          A El Puerto de Santa María (Cádiz), se desplazaron, en el convulso mes de febrero pasado, cuatro jóvenes “del barrio burgalés de Gamonal” ofreciéndose a un grupo de vecinos que se oponen a la construcción  de dos aparcamientos subterráneos aprobados por el pleno de su ayuntamiento y a todas luces necesario para la ciudad. Los “jóvenes de Gamonal” proyectaron vídeos y explicaron su idea de lo que es una manifestación “pacífica”. Se fueron, pero volverán porque el tema no está resuelto. Vendrán con sus vídeos y tácticas de guerrilla urbana “para defender los derechos de los portuenses". “La gente del pueblo tenemos la fuerza, solo tenemos que creérnoslo. Si hace falta venimos aquí a echaros una mano”. Ya conocemos en qué consiste eso de “echar una mano”.

          La “marcha de la dignidad” del 22 de marzo pasado en Madrid, se saldó con más de cien heridos, dos tercios de ellos policías. Los convocantes de la marcha, partidos de izquierda, no han condenado los hechos, más bien han defendido su derecho de manifestación, se apuntan al “cuanto peor, mejor” y protestan por la “brutal intervención de la Policía”, poniendo sus cabezas para que se las partan, añado.

          Estos activistas buscan, precisamente, que se produzca una fuerte represión policial, que esta sobrepase los límites de la moderación y proporcionalidad deseables y hacer de ello la bandera que justifique nuevas acciones aun más violentas. Dicen querer destruir el malvado sistema capitalista, pero como no es posible mediante las urnas, creen que mediante su alineación con los más perjudicados por la crisis económica y que las protestas violentas, y la consiguiente represión, acabarán levantando a las masas en contra del sistema hasta su destrucción y sustitución por una democracia asamblearia.

          No es solo la violencia de estos grupos organizados y entrenados en este tipo de acciones de masas. La violencia de determinados individuos, como el que agrade en el metro de Barcelona a un joven de rasgos orientales, o en una playa nudista de Almería frecuentada por homosexuales, o el que prende fuego a una tienda por vender banderas inconstitucionales, o palizas a compañeros de colegio grabadas y puestas en las redes sociales, son solo muestras de una situación a la que las autoridades no han sabido poner freno y amenaza con extenderse peligrosamente.

          Toda violencia es condenable, sea homófoba, racista, sindical, de extrema derecha o de izquierda y debe ser castigada en su justa medida, no solo con carácter represivo, sino ejemplarizante, que evite las tentaciones de imitación. La proporcionalidad en el castigo, a veces tan difícilmente medible, debe ser una constante que evite, o trate de evitar los efectos de simpatía y defensa de los violentos, como ha declarado el líder sindical Cándido Méndez,  en defensa de los taxistas en huelga de Madrid y Barcelona que agredieron brutalmente a sus compañeros de profesión que no se sumaron a la huelga, acusando al Gobierno de represivo.

          Declaraciones coma la del, hasta hace poco, líder de los socialistas vascos Paxi López: “El Gobierno está intentado privatizar la libertad de expresión” en referencia la nueva Ley de Seguridad Ciudadana que prepara el Gobierno, o la del Coordinador General de IU, Cayo Lara:”Hay que tirar del hilo y ver a quien favorecen los encapuchados embarazosos” en referencia a los grupos violentos que se infiltran en las manifestaciones pacificas y que terminan en graves disturbios, no ayudan nada, sino todo lo contrario, a la eliminación de la violencia política en nuestra sociedad.

          No solo algunos políticos y sindicalistas de izquierda justifican la violencia, matizada o sin matizar (el último de ellos el mediático líder de Podemos, Pablo Iglesias), sino que los propios jueces, aquellos a quienes se les supone mayor formación jurídica y sentido de la responsabilidad al aplicar las leyes, acaban de darnos a todos los españoles de bien, un palo en forma de sentencia, del que nos va ser difícil recuperarnos, cundo absuelven a los 19 individuos violentos (no puedo escribir los calificativos que me vienen a la cabeza) de Barcelona que, en junio de 2011, rodearon el Parlamento Catalán y trataron de impedir el acceso a los diputados mediante empujones, golpes, insultos y lanzamiento de objetos. El presidente Artur Mas tuvo que acceder en un helicóptero.

          La sentencia de la Audiencia Nacional, con el voto en contra del presidente del tribunal, el juez Grande – Marlaska, no tiene desperdicio. Transcribo algunos párrafos en los que los magistrados “entienden que la protesta estaba amparada por el derecho de manifestación y dirigida a dar voz a los desfavorecidos por las políticas denominadas de austeridad”, y añade más adelante: “Los participantes (los salvajes, apostillo), buscaban dialogar con los representantes parlamentarios, trasladándoles el malestar y las consecuencias de los presupuestos que iban a votar”.

         Llegados este punto, ¿quién defiende el normal desarrollo de la vida ciudadana? ¿quien para esta peligrosa escalada? ¿es incapaz el sistema democrático de poner freno a la violencia? cuando políticos, sindicalistas  y hasta jueces, justifican (y animan de paso) la ley de la selva, los comportamientos violentos de unas minorías muy activas dispuestas a emplear todo tipo de violencia para lograr sus objetivos, con razón o sin ella.

sábado, 5 de julio de 2014

REGENERACIÓN DEMOCRÁTICA

Publicado en el Diario de Cádiz el sábado 05 de Julio de 2014

     Es la frase de moda, aunque cada uno la llame de forma distinta, desde el antisistema Podemos (que quieren cambiarlo todo), pasando por los candidatos a la secretaría general del PSOE y llegando a Mariano Rajoy (que quiere cambiar muy pocas cosas).

      Por fin, aunque muy tarde, nuestros políticos se han convencido, o más bien los ciudadanos les han hecho ver, que la Constitución, nacida hace 36 años, en muy distintas circunstancias sociales, económicas, políticas y mundiales, necesita algunas actualizaciones y mejoras, tras las experiencias acumuladas.

      Han caído en la cuenta, insisto en que muy tarde, de que con este invento de las autonomías se ha creado un monstruo administrativo con 18 cabezas y un funcionariado muy superior al de países que nos doblan en población. El problema es que hay que tener mucho valor y jugarse muchas cosas para desmontar, si quiera parcialmente, un tinglado que da de comer a cientos de miles de políticos y funcionarios.

      Se han caído del guindo y empiezan a pensar en democratizar sus chiringuitos, hacer primarias, listas abiertas y lo que se tercie, todo menos irse a su casa o buscar otra ocupación, sobre todo si no saben hacer otra cosa.

      Los dos partidos que nos han gobernado hasta ahora le han visto las orejas al lobo, sobre todo el PSOE, con la aparición o el crecimiento de pequeños grupos que han conseguido una notable aceptación popular y pone en peligro el cómodo bipartidismo que estamos viviendo. Cómodo para ellos que aceptan la alternancia como mal menor.

      Los políticos ya saben que hay que estar más pegados al suelo, dar cuenta a sus electores del cumplimiento de sus promesas, ser transparentes, sobre todo en cuestiones económicas, y ganarse el sueldo con un trabajo siempre fiscalizado por los electores.

      Ya he dicho al principio que según qué partido o que líder, regeneración democrática quiere decir cosas distintas, pero es que si no se ponen de acuerdo no llegarán a ningún sitio, porque ya la experiencia democrática de estos 36 años nos dice que los cambios que un partido hace durante su mandato el  siguiente lo deshace nada más llegar al Gobierno, como por ejemplo las siete leyes de educación.

         Así las cosas veremos en qué queda toda esta repentina fe democrática.

sábado, 28 de junio de 2014

SI SOMOS DIFERENTES



           Hace unas semanas, en un artículo en el que comentaba el resultado de las elecciones europeas, decía que España sigue siendo diferente, como rezaba el eslogan turístico de los años 60 “Spain is defferent”.

          Algún lector, molesto por la referencia, me argumentaba que eso era cosa del pasado, que hoy España es un país con un sistema político democrático homologable con cualquiera de nuestras vecinas democracias europeas.

          Es cierto, la democracia española, tras más de treinta y cinco años de ejercicio, se ha consolidado como una monarquía parlamentaria aprobada en referéndum por una gran mayoría de españoles, , por el momento, porque ya he oído a un dirigente de Izquierda Unida anunciar que, si la izquierda ganara las elecciones municipales de 2015, ocurriría como en 1931 y España volvería  a ser republicana.

          El artículo no iba por ese camino (quería hablar de lo que nos hace diferentes), , pero antes de volver a mi argumento diferenciador, si quiero dejar claro que en 2015 lo que se va a elegir son los gobiernos locales, no un cambio de régimen y que las elecciones de 1931 las ganaron los monárquicos aunque no supieron defender su victoria, empezando por el propio Rey Alfonso XIII.

          Volvamos al “Spain is different”: Pretendía explicar que, mientras en Europa, en general, las elecciones las ha ganado la derecha (aquí también, que conste), la extrema derecha ha irrumpido con mucha fuerza en democracias como Francia, Noruega o Austria, mientras que en nuestro país quienes han obtenido resultados significativamente mejores, aunque minoritarios, han sido los partidos de extrema izquierda, entre los que Podemos, que justifica incluso algunas acciones violentas, ha sido el verdadero triunfador de las elecciones, no por haberlas ganado, que no lo ha hecho, sino por haber surgido de la nada con una fuerza inesperada incluso por ellos mismos.

          Consecuencia directa de este resultado ha sido un desplazamiento de los partidos tradicionales de izquierdas, PSOE e IU, hacia el extremo, en un intento desesperado y erróneo por recuperar los votos perdidos. Y digo erróneo porque no son los votos de Podemos, al menos no muchos, los que PSOE ha perdido, sino los del centro izquierda, como los que ha perdido el PP están situados en el centro derecha, que mayoritariamente han ido al desencanto y la abstención.

          Así, PSOE e IU han radicalizado sus posturas y muchos de sus dirigentes cambian su discurso de consenso y tolerante con la monarquía a pedir un referéndum o un cambio de constitución que restaure la república.

          Otro síntoma de la radicalización son las continuas alusiones a la revisión del Concordato con la Santa Sede, el continuo hostigamiento hacia los católicos y la jerarquía de la Iglesia Católica, ignorando, o pretendiendo ignorar que, todavía, un 72 por ciento de los españoles  confesamos profesar la religión Católica, o la inmensa labor asistencial que realiza a través de sus obras, entre las que destaca Caritas y cuyo coste económico supone un considerable ahorro para el Estado.

          Por cierto que no es el hecho religioso lo que les incomoda, es exclusivamente la Iglesia Católica la que les molesta y no, por ejemplo, la creciente presencia de musulmanes en nuestra sociedad. Con esos no se atreven porque saben cómo se las gastan con quienes se declaran sus enemigos o simplemente se permiten cuestionarlos.

        Analizando las razones del crecimiento de la extrema derecha en Europa, parece que su éxito lo han basado en un nacionalismo excluyente y el euroescepticismo que provoca la llegada masiva de emigrantes africanos y asiáticos que ya se cuentan por millones en los países con más alto nivel de desarrollo.

          Por el contrario, en nuestro país, el nacionalismo excluyente se ha hecho fuerte en las comunidades vasca y catalana y su “enemigo” no son, por ahora, los cientos de miles de emigrantes africanos, a los que Cataluña ha incorporado a los movimientos secesionistas con la idea de hacer número.

          En España, la extrema izquierda, que apoya a los partidos separatistas regionales, se ha hecho con un electorado compuesto por radicales antisistema, movimientos de indignados, víctimas de la crisis económica, secesionistas y parados de buena voluntad a los que les han prometido soluciones utópicas para su situación. 

sábado, 21 de junio de 2014

PODEMOS

Publicado en el Diario de Cádiz el sábado 21 de Junio de 2014

Aglutinar varios movimientos ciudadanos surgidos del descontento y la crisis económica estilo 15 M, añadir unas gotas de radicales anti sistema, un chorreoncito de votantes de izquierdas desilusionados de IU y PSOE, agítese y sírvase muy caliente en un bien estudiado y mejor realizado marketing.

      Nada de programa mínimamente realizable, mucha demagogia y populismo y mensajes radicales dirigidos a un público muy concreto y ansioso de escuchar determinados  discursos. El modelo: la republica venezolana del chavismo, de donde ha recibido 3,7 millones de Euros en subvenciones la fundación de Pablo Iglesias, Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), según información del periódico El País de 17 de Junio.

      Las elecciones europeas, recientemente celebradas, añaden un factor determinante: Los españoles no le damos a estas elecciones la importancia que merecen, no somos conscientes de su importancia y los efectos directos de sus resultados en nuestras vidas.

      La abstención de los tradicionales votantes del PP y PSOE, en una especie de castigo por descontento, favorece a los partidos pequeños cuyos votantes son más fieles y conscientes de la importancia de acercarse a los colegios electorales. La abstención no gana elecciones, más bien favorece que otros las ganen. Hay que aprender esa lección.

      Pablo Iglesias, el líder de Podemos, profesor universitario, de ideas radicales de izquierda que llega a justificar algún grado de violencia, es muy buen comunicador, acertó en el nombre del partido, sacado de un eslogan deportivo pegadizo y muy popular, y ha aprovechado con inteligencia las muchísimas oportunidades que le han dado las televisiones, quizás poco conscientes del fenómeno político que estaban impulsando.

      El techo electoral de Podemos seguramente lo han alcanzado con ese millón doscientos mil votantes. Pienso que han ido todos los que son y que no hay más, pero la torpeza de los dos grandes partidos y su empecinamiento en no hacer políticas de estado conjuntamente, que aborden problemas graves como el separatismo, un sistema educativo consensuado que asegure su durabilidad y una nueva ley electoral, entre otros, puede volver a auparlos en la municipales.

lunes, 9 de junio de 2014

DE CERCA - ENTREVISTA EN ONDA CADIZ TV

Hoy, mis queridos y asiduos lectores, pido que os transforméis en espectadores, asegurando que os interesará lo que veáis y oigáis en la pantalla.
Estaréis de acuerdo conmigo en concederle a mi "interrogadora" el mérito de la conducción del programa por los senderos que ha considerado oportunos y que ha conseguido captar el interés de los espectadores, según muchos comentarios recibidos y mi propia percepción.

El programa "De Cerca", de Onda Cádiz TV, que dirige y realiza Anabel Flores, está planteado como un diálogo desenfadado que pretende sacar a flote la personalidad del entrevistado y, sin necesidad de forzar situaciones ni hacer incómoda la entrevista, logra resultados que sorprenden.
Espero que sea de vuestro agrado, porque además amenaza con una segunda parte.

SE PUEDE PINCHAR SOBRE EL ENLACE A YOU TUBE  O SOBRE EL VÍDEO.


                                          













sábado, 7 de junio de 2014

EL DESEMBACO DE NORMANDIA

            

               Se cumplieron ayer, 6 de junio, los setenta años del Desembarco de Normandía, que cambio el rumbo de la II Guerra Mundial. Las televisiones occidentales, incluidas las españolas, han dedicado amplios reportajes al acontecimiento y la celebración del aniversario.
             
               Entrevistas a los supervivientes, discursos, imágenes, narración de los hechos e incluso detalles como la sorpresa alemana al comprobar que el desembarco que se estaba desarrollando en Normandía, no era una maniobra de distracción, sino la verdadera invasión aliada, pero ni una palabra sobre el hombre que facilitó el engaño de los aliados a Hitler y en consecuencia, el éxito de la Operación Overlord.

              "Hitler, obstinado en la idea de que el desembarco era una maniobra de distracción y que el ataque principal se produciría en Calais ordenó inicialmente contraatacar sólo con las fuerzas disponibles en la zona, más tarde envió las divisiones Panzer en reserva en los alrededores de París, y sólo mucho más tarde envió el resto de las fuerzas, por lo que llegaron demasiado tarde como para que fuesen efectivas". Así se relata por varios autores la sorpresa alemana, pero parece de justicia reproducir aquí y hoy, el apunte escueto y sin matices de mi mención, casi telegráfica,  a Garbo en la conferencia de ingreso en el Ateneo de Cádiz el 30 de enero de 3013:

    §  Un caso muy especial es el de Juan Pujol García, más conocido por Garbo, o Arabel, según los británicos o los alemanes. Nació en Barcelona en 1912 y murió en Venezuela en 1988. Odiaba al nazismo y se ofreció al MI 5 británico. Su mujer se trasladó a Madrid y ofreció en la Embajada Británica los servicios de su marido como espía pero fue rechazado.

                  Tras el rechazo británico se ofreció a los alemanes que lo aceptaron. Después de un tiempo trabajando para los alemanes, se volvió a ofrecer como agente doble a los británicos que ya le conocían y esta vez lo aceptaron.

                 Su acción más destacada de importancia fue convencer a Hitler y a sus colaboradores de que el gran desembarco aliado se produciría en Calais, a 250 Kms. de Normadía, y que el desembarco en Normandía era solo una maniobra de distracción para tener a las tropas alemanas lejos de Calais. Aun iniciado el desembarco en Normandia, los alemanes seguían esperándolos en Calais.

                Garbo es de las pocas personas condecoradas por ambos bandos: La Cruz de Hiero alemana y la Orden del Imperio Británico.

               “Garbo, el espía que salvó el día D” de Tomas Harris es una de las obras que narra la vida de este espía español que, quien sabe, pero es muy posible que contribuyera de forma decisiva en la salvación de Europa.

               “Garbo, el hombre que salvó al mundo” es Premio Goya a la mejor película documental en 2009.. 

LA MONARQUIA ESPAÑOLA

Publicado en el Diario de Cádiz el sábado 7 de Junio de 2014
 
 
        El inesperado anuncio de la abdicación de SM El Rey, el pasado 2 de Junio, ha causado, primero sorpresa e, inmediatamente, multitud de especulaciones y reacciones de lo  más diversas.

       El proceso sucesorio que se ha abierto en España ha tenido lugar recientemente en países como Holanda, sin que absolutamente ningún partido o grupo político lo cuestionara. Ocurre que España, para esto, como para otras muchas cosas, continúa siendo diferente. “Spain is different” se convirtió en slogan publicitario para atraer turistas en los años 60 y medio siglo después continuamos diferenciándonos, para mal, de la mayoría de las democracias europeas, monarquías o repúblicas.

      Hace muchos años que todos esos países, a los que nuestra no tan joven democracia aspira a equiparase, eligieron su forma de Estado, algunos desde hace varios siglos, y muy pocos cuestionan el modelo. En realidad el debate no debería ser monarquía o república, sino qué monarquía o qué república. No creo que nadie en su sano juicio aspire a implantar en nuestro país una república como la venezolana, cubana o la china, ni una monarquía como la de Arabia Saudí, sino repúblicas como la francesa o monarquías como la noruega.

      Cuestión importante es el respeto a las leyes, y fundamentalmente a nuestra Carta Magna, para llevar a cabo cualquier reforma en el modelo de Estado, como está previsto en la Constitución del 78. No es con una representación minoritaria en el Congreso y Senado, suplida a base de movilizaciones callejeras, pacificas o no, como se consiguen esos cambios. Están en su derecho de manifestar las preferencias e incluso tratar de convencer al resto de los españoles de las bondades republicanas, pero el camino democrático esta trazado y hay que respetarlo.

       Existe un pacto constitucional en España de todas las fuerzas políticas, refrendado por el pueblo con amplísima mayoría y gracias al cual nuestra Constitución del 78 es la más longeva de cuantas hemos  tenido.

      Transcurridos 36 años desde su aprobación se hace necesaria una reforma, pero hagámosla por consenso y democráticamente, al menos con una amplia mayoría, no desde minorías vociferantes.

 Importante tarea para Felipe VI, como lo fue para su padre en el 78.