Google+ Followers

sábado, 24 de enero de 2015

AÑO ELECTORAL




          Todo parece indicar que a las ya anunciadas elecciones municipales de mayo y autonómicas catalanas de septiembre se unirán unas casi inminentes autonómicas andaluzas, nada menos que el próximo marzo y unas posibles elecciones generales a final de año.

        Entre precampañas, campañas y elecciones casi no va a quedar un mes de este agitado 2015 libre de proceso electoral, es decir muchos mítines, muchas encuestas, mucho besar niños y hacer selfis (palabra admitida por la RAE).

        La primera va a ser mañana domingo, no es en España, pero muchos quieren ver en las elecciones generales de Grecia, un anticipo de lo que puede ocurrir en España, sobre todo por la irrupción, con unas perspectivas muy favorable para el partido Syriza de extrema izquierda, muy similar a lo sucedido en España con Podemos.

        Ambos partidos han ido acomodando su discurso a medida que han visto la posibilidad de ganar o estar muy cerca de ganar las elecciones, pasando de posiciones radicales en materia económica y social, proponiendo incluso el impago de la deuda externa, el sueldo social y universal para todos los parados y la salida del Euro, a una reestructuración de la deuda, prestaciones al desempleo moderadas y nada de salida del Euro.

        ¿Cual es el verdadero Podemos?. Los españoles tenemos la ventaja de ver lo que pasa en Grecia. Primero si los resultados de las encuestas son realmente repetidos en las elecciones. Despejada esta primera duda, tendremos ocasión, durante unos meses, de observar el comportamiento de Syriza, si alcanza el poder en solitario o coaligado con otro partido.

       
        Otra consecuencia negativa de tanta cita electoral es que los políticos que tienen la responsabilidad de gobernar, al nivel que sea en cada caso, van a estar mucho más dedicados a la campaña electoral que a ejercer  sus funciones de gobierno.

Dada la situación económica y social de España, no parece que sea lo más conveniente este año de paralización de los gobiernos. De hecho, organismos económicos internacionales  ya no ven el peligro para la recuperación económica de España en la alta deuda externa ni en la prima de riesgo, que nos lastraron en los primeros meses del Gobierno Rajoy, ahora,  los observadores internacionales,  ponen su preocupación para nuestra salida definitiva de la crisis (hasta la próxima), en el proceso político catalán y la posible llegada de Podemos a los órganos de gobierno.


Atentos a Grecia, que aunque no sea su situación y la nuestra equiparable en términos económicos, los resultados electorales  si pueden darnos un referente cierto sobre nuestro futuro político. Mañana empezaremos a verlo.

sábado, 17 de enero de 2015

SEIS AÑOS

Publicado en el Diario de Cádiz el sábado 17 de enero de 2014

Perdonen mis queridos lectores esta licencia de escribir de una forma tan personal sobre mi experiencia como columnista de prensa. Se trata de una recopilación, no exhaustiva, de mi relación con este Diario. Si en algo han mejorado mis aportaciones, sin duda, una buena parte de culpa la tienen los muchos comentarios que habitualmente recibo a mis artículos. Mucho tengo que agradecerles y espero seguir mucho tiempo contando con su interés. Gracias sinceras. 


      El pasado 3 de este mes de enero se cumplieron seis años desde el inicio de mi colaboración con el Diario de Cádiz. Seis años y noventa y seis artículos y columnas, desde aquel primero “De profesión, político” magníficamente ilustrado por Guillen, como tantos otros posteriores.

      Artículos y columnas de opinión muy personal y sobre muy variados temas, que he pretendido siempre respetuosas con todos, aun en la discrepancia, y que me han hecho ganar muchos amigos y algún puntual desafecto.

      Pero mi relación con el Diario de Cádiz, como escribía recientemente en “De Cádiz a Checoslovaquia”, no empezó el 3 de enero de 2009, sino que viene de mucho antes y no se circunscribe solo a artículos y columnas de opinión.

      Las Notas de Prensa, cuando ocupaba la Vicepresidencia de Caballeros Hospitalarios, eran frecuentes y puntuales, informando de todos cuantos acontecimientos significativos podían ser del interés de la sociedad gaditana.

      El año del bicentenario constitucional, siendo delegado de la Unión Latina en Cádiz, tuvimos una frecuente relación en forma de notas o entrevistas y, desde hace tres años, como delegado de la ONGD Madre Coraje en Cádiz y San Fernando, esta relación se mantiene activa y frecuente.

      Puntuales entrevistas sobre los más variados temas, desde la enseñanza del español en Checoslovaquia en “Vacaciones diplomáticas” de agosto de 1992, o “Los checos se aficionan al español” del 1 de abril de 1994, donde se publicó una preciosa foto de un grupo de alumnos del Instituto de Nitra leyendo nuestro Diario, al bloqueo de la Libia de Gadafi en “El mandato de la ONU en Libia” de abril de 2011, pasando por la emigración de gaditanos a las fabricas de azulejos, en una de las cuales estaba de gerente, en “Los emigrantes del Siglo XXI se van a Castellón” del 7 de diciembre de 2003.


      Años de fecunda y variada colaboración con un diario que para muchos gaditanos es más que un diario, es parte de nuestras vidas. Por muchos años.

sábado, 10 de enero de 2015

TERRORISMO GLOBAL



         Que vivimos en un mundo global nadie lo niega. Para lo bueno y para lo malo, esta humanidad del Siglo XXI, gracias al tremendo avance de las comunicaciones, es cada día más dependiente de lo que ocurre a veces a miles de kilómetros de distancia.
         
          Los medios de comunicación, las redes sociales, nos hicieron vivir simultáneamente con los habitantes de Nueva York aquella terrible tragedia del 11S de 2001, más tarde en nuestro Madrid, y luego Londres y antes Casablanca y tantos lugares del mundo donde ese terrorismo fanático pone sus destructoras garras.

          Ahora ha sido París. Hemos visto rematar en el suelo a un indefenso policía, musulmán también por cierto, casi mientras se producía, como vimos las bombas de la maratón de Boston o vemos decapitar a periodistas y cooperantes en vídeos macabros que solo persiguen sembrar, aun más, el terror. El temor que les tenemos a que la próxima vez, porque habrá próximas veces, así en plural, no nos toque a nosotros o nuestros seres queridos.

          Es obligado escribir hoy de esta plaga universal que no respeta nada, ni siquiera a los de su misma creencia religiosa que no interpretan sus preceptos como a ellos les gustan. Al Qaeda, Boko Haran, Estado Islámico, qué más da. Ahora están en una pugna entre ellos para demostrarse mutuamente quien es el más fuerte, el más salvaje, y lo hacen con las vidas que se ponen en su camino: niñas en Nigeria, cristianos en Siria e Irak, occidentales donde quiera que se hallen…todo vale.

          No es la primera vez, ni desgraciadamente será la última, que hablemos de este tema en el blog, en entrevistas de prensa o en charlas públicas,  cuando, al referirnos al trabajo de los Cuerpo y Fuerzas de Seguridad del Estado y sus Servicios de Inteligencia, agradecemos públicamente su impagable labor preventiva. Solo en el año 2014, en España, se han hecho 47 detenciones de potenciales terroristas y abortado 12 posibles atentados, según declaración de la Vicepresidenta del Gobierno responsable del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

          No se trata de alarmar, la alarma sin datos concretos de un hecho terrorista que se prevé, no tiene ningún efecto positivo, más bien al contrario. La alarma debe hacerse pública solo cuando se posean, de forma muy concreta y cierta, elementos que permitan minimizar o evitar daños.

          No se trata de alarmar, pero sí de concienciar. Hacer ver al país que existe un peligro cierto de que estos actos terroristas se repitan mucha veces, en lugares distintos, con objetivos inesperados, con bombas, terroristas suicidas o ametrallamientos, como el 7 de este mes en París. La ventaja del terrorista, lo he dicho muchas veces, es que tiene de su parte el factor sorpresa. Elije el objetivo, el lugar, la fecha y hora y el medio a emplear. Todo lo decide él, o ellos, y no tiene prisa, espera a que las circunstancias le sean favorables y además no aprecia su propia vida.

          Como hemos visto en tantos casos a lo largo de estos últimos años, no es precisa provocación alguna para ser objetivo del terrorismo yihadista, sin embargo, quienes en uso de su libertad de expresión tienen la osadía se criticar al fanatismo islamista, saben que sus vidas están seriamente amenazadas, como es el caso del escritor británico de origen indio, Salman Rushdie, autor del libro “Los Versos satánicos”, publicado en 1988, que le valdría una condena a muerte en un edicto religioso, o fatwa, emitido por el ayatola Jomeini, acusándolo de blasfemo. Sigue vivo, pero con medidas permanentes de protección para él y su familia.

          Los dibujantes del semanario satírico francés Charlie Hebdo, han venido siendo objeto de amenazas y ataques hasta llegar a los terribles asesinatos del pasado miércoles día 7, y el novelista francés Houellebecq, que publicó ese mismo día su obra Sumisión, en el que plantea la posibilidad de una Francia musulmana en 2020 con un Presidente musulmán en el Elíseo, solo se desplaza acompañado de una fuerte escolta personal. El Islamismo radical no admite críticas, ni satíricas ni serias, solo permiten la tolerancia absoluta a sus ideas, costumbres y métodos.

          En Francia, donde casi seis millones de su población es musulmana, y sobre todo en París, existen barrios habitados exclusivamente por emigrantes procedentes de países islámicos, en los que hace pocos años hubo graves disturbios, y donde no permiten el acceso a la policía francesa.

          La Policía, los Servicios de Inteligencia, valiéndose de los modernos medios de interceptación de señales, buscan, casi como una aguja en un pajar, una pista que les lleve hasta un posible terrorista. Otras veces, la colaboración ciudadana, ante un comportamiento llamativo, da la voz de alarma. Y muchas veces, infiltrados en redes terroristas son quienes proporcionan los datos para abortar posibles atentados.

          A nadie se le escapa lo difícil, complejo y arriesgado de este trabajo, pero también la necesidad perentoria de contar con hombres y mujeres dispuestos a realizarlo.

          Cuando se produce un atentado como 11S en Nueva York, 11M en Madrid, 7J en Londres o el miércoles pasado en París, podemos decir que en esta lucha desigual, han fracasado quienes tenían que evitarlo, pero a continuación hay que añadir que solo en España, en un año, se han evitado 12 posibles atentados, lo que quiere decir varias cosas:
-       Primero, que hay que dotar a los Cuerpo de Seguridad y Servicios de Inteligencia de todos los medios que sean necesarios, por caros y sofisticados que sean, y las licencias legales para usarlos.
-       Segundo, que hay que concienciar a todos los ciudadanos del peligro que supone la existencia del fanatismo criminal y de la importancia de su colaboración en la detección de posibles terroristas. Y
-       Tercero, pedir a los países unidad de acción, colaboración con todos los medios disponibles, sin reservas, sin anteponer intereses propios, económicos, estratégicos o de cualquier otro tipo, al bien común que supone erradicar el terrorismo.

Si no se llega a acuerdos, si no se ponen los medios, si no se conciencia a la ciudadanía, solo nos quedará seguir llorando a nuestras victimas y esperar un nuevo zarpazo del terrorismo fanático.


sábado, 3 de enero de 2015

LA IGLESIA PERSEGUIDA

Publicado en el Diario de Cádiz el sábado 3 de enero de 2015


         En estos días de fiesta y alegría, cuando todos nos deseamos mutuamente paz y amor, millones de seres humanos, en determinadas zonas de nuestro planeta, sufren persecución y muerte por profesar unas creencias religiosas odiadas hasta el extremo por fanáticos violentos.

      Un informe presentado por Ayuda a la Iglesia Necesitada, cifra en más de 350 millones de personas, de los que algo más de doscientos millones son cristianos, quienes, por mantenerse fieles a sus creencias religiosas, sufren todo tipo de vejaciones, persecución y muerte.

      El Papa Francisco lo acaba de decir en su mensaje al mundo de primero de año: “La paz siempre es posible”, solo falta que los dirigentes mundiales pongan el acento en la resolución de problemas como el hambre en el mundo, combatir las terribles enfermedades que causan millones de muertes todos los años, en especial entre los niños, corregir las desigualdades sociales y garantizar una vida libre y digna a todos los seres humanos.

      No es una utopía irrealizable. Existen excedentes alimenticios en cantidad suficiente y lo estamos viendo en la ingente labor desarrollada por los Bancos de Alimentos en nuestros países, pero ¿por qué no trasladar esa respuesta a las sociedades que mueren de hambre?

      ¿Por qué las grandes empresas farmacéuticas, o los países ricos,  no proporcionan vacunas y medicamentos de forma gratuita para erradicar las terribles plagas de enfermedades que apenas llegan a Occidente?

      ¿Por qué no existe una acción conjunta y decidida contra organizaciones terroristas como el autodenominado Estado Islámico, Boko Haran o Al Qaeda, que asesinan y masacran a poblaciones enteras? 
           

No vale decir que no está en nuestra mano resolver tantos y tan graves problemas y ponernos de perfil. El Papa Francisco llama a la acción a los líderes mundiales y su voz es escuchada, pero todos tenemos que sensibilizarnos con estas causas y apoyar sus justas demandas. Eso es lo importante, dejar oír nuestras voces, donde quiera que podamos hacerlo. Entre todos podemos lograr que de verdad, cuando decimos Feliz Navidad, este deseo alcance también a los que más sufren.

viernes, 26 de diciembre de 2014

DE CÁDIZ A CHECOSLOVAQUIA


Publicado en el Diario de Cádiz el domingo 21 de diciembre de 2014

Jaime Rocha leyendo el "Diario de Cádiz" en la Plaza de S. Wenceslao  de Praga (Checoslovaquia)  en 1989
                
    DE CÁDIZ  A  CHECOSLOVAQUIA

      Seguramente muchos gaditanos de mi generación podrán contar historias parecidas a la mía en relación con el Diario de Cádiz, pero hay un hecho singular que solo yo he vivido. Es una de esas historias que se están publicando con motivo de la celebración del los 50.000 números.

      Que haya sido suscriptor del Diario mientras residía en Madrid, es solo una seña de identidad de una familia de buenos gaditanos, e incluso que a nuestro regreso a Cádiz, tras más de 20 años de ausencia, continuemos recibiéndolo puntualmente todas las mañanas y nos intercambiemos, mi mujer y yo, las páginas de deportes y el resto del Diario, antes de empezar los quehaceres diarios, es algo habitual en muchas familias.

      Tampoco es nada original, afortunadamente el diario cuenta con muchos y mejores colaboradores, llevar como colaborador habitual en entrevistas, artículos, notas de prensa, algunas informaciones exclusivas, y columnas de opinión, de forma ininterrumpida, desde enero de 2009, es decir, a punto de cumplir seis años.

      Donde radica la originalidad de mi relación con el Diario es en una circunstancia que paso a describir: Estaba destinado en nuestra Embajada en Praga, todavía capital de Checoslovaquia, allá por los finales de los ochenta y primeros noventa, años convulsos en el Este de Europa, con la caída del muro de Berlín como detonante de los cambios políticos y sociales que se produjeron. Entre otras funciones en la Embajada tenía la de representante del Instituto Cervantes en Checoslovaquia y dentro de nuestras actividades estaba la organización y ejecución de los exámenes de español como lengua extranjera y la enseñanza de nuestro idioma en colegios e institutos.


      La escasez de medios era grande, a pesar del esfuerzo del Ministerio de Educación español que enviaba textos, profesorado y ayudas a la enseñanza. Todo era poco porque la demanda en aquellos años era muy grande y los alumnos me pedían casetes con canciones de Luz Casal, por su excelente pronunciación, y todo tipo de material que pudiera proporcionarles y entre los que nunca faltaban los números que periódicamente me llegaban de nuestro DIARIO DE CÁDIZ. En Praga, Nitra, Olomouk y Bratislava, en aquellos años, los alumnos aprendían español con el Diario de Cádiz.